INSTRUMENTAL II

Capítulo 3

En este capítulo James describe distintas consecuencias de la agresión sexual reiterada que sufrió desde los 5 años. Como otras víctimas de violación, siente que lleva una mancha que nunca desaparece, porque hay mil cosas cotidianas que se lo recuerdan.

Voy a hablar primero de los síntomas relacionados con la pérdida de control. Al ser agredido de forma continuada, sin posibilidad de escapar, sin puntos de referencia, sin testigos, sin poderlo nombrar, el niño/a pierde el sentimiento de seguridad y protección, que es una necesidad básica en la infancia. Por tanto acaba viviendo en un estado de alerta y amenaza constante, y desarrolla síntomas de hipervigilancia e hipersensibilidad a los estímulos ambientales. Los tics (gestos involuntarios, gruñidos, chillidos), también de tipo mental (necesidad imperiosa de desarrollar una idea hasta el final), son una forma de tratar de controlar el ambiente para evitar amenazas, para sentir una falsa o tentativa sensación de seguridad y control, una forma simbólica de controlar lo que ha escapado a todo control. Todas estas conductas, relacionados con el TOC (trastorno obsesivo compulsivo), para mí tienen su origen en esta percepción de ausencia de control.

La Disociación

Es el más grave y duradero de los síntomas. James cuenta que sale de su cuerpo mientras está siendo violado, flota y se observa desde arriba (casi como en un viaje astral), incluso atraviesa paredes. Esta sensación para él es maravillosa, le permite escapar de una realidad emocionalmente intolerable, y resulta un mecanismo de defensa excelente ante una circunstancia extremadamente traumática que desborda la capacidad de elaboración, asimilación y metabolización de la psique infantil. Permite sobrevivir, evita el colapso mental y físico. Permite “funcionar” de una forma aceptable.

En la disociación tiene lugar una fragmentación de la conciencia y de la identidad, el hecho traumático parece ser vivido por otra persona, y además las emociones asociadas al hecho permanecen separadas de la conciencia.

Si se cronifica, la disociación se convierte en un problema en sí misma. Cuando el hecho traumático se repite, y no se puede escapar, la disociación acaba activándose ante cualquier circunstancia que implique conflicto y angustia, con la consiguiente separación emocional (poca o nula conciencia de las propias emociones), perjudicando el funcionamiento normal al existir amnesia de lo experimentado durante el estado de disociación.

Reacciones fisiológicas sexuales en el niño/a

James explica que aún hoy, a veces tiene una erección cuando llora. Porque, en sus palabras, “yo lloraba mientras él me la chupaba”. Como ocurría con el perro de Pavlov, se establece un mecanismo de condicionamiento clásico que asocia fisiológicamente el llanto y la emoción de miedo con la excitación sexual. El abusador estimula deliberadamente zonas erógenas en el cuerpo del niño/a, y provoca una respuesta fisiológica específica, la erección en este caso, porque en el organismo infantil existe esta disposición biológica.

Aquí quiero señalar que esto no puede usarse para justificar que existe una sexualidad infantil similar a la del adulto, y que la relación sexual entre niños y adultos no sería tan dañina. Si esto fuera así, si la psique y el organismo del niño estuvieran preparados o maduros para una relación sexual con otro adulto, entonces:

  • Las consecuencias psicológicas no serían tan devastadoras como comprobamos una y otra vez en el relato de las víctimas y en la psicopatología producida.
  • No existiría la pubertad sino que naceríamos ya con capacidad reproductora, lo cual es absurdo, porque entonces estaríamos negando la infancia como el período de crecimiento, desarrollo y progresiva maduración de distintas capacidades, psíquicas y físicas.

Una cosa es la capacidad del niño de sentir placer, con todo su cuerpo, y la conducta autoexploratoria y exploratoria con sus iguales, y otra muy distinta el mantener una relación sexual con un adulto. No son similares la sexualidad adulta y la infantil, porque biológicamente tienen distintos fines, al no existir capacidad reproductiva en la infancia. Sin embargo, sí existe esa disposición biológica, que puede ser despertada precozmente, pero este despertar está fuera de sitio, fuera de su lugar evolutivo, es intrusivo y traumático.

También hay que mencionar el tema del consentimiento. Si en una persona adulta es el consentimiento lo que determina o no la existencia de agresión sexual, en un niño/a no puede existir tal consentimiento real ni libre, por la asimetría entre niño-adulto. El niño/a no tiene capacidad psicológica para comprender lo que implicaría este consentimiento, y además depende totalmente del adulto por lo que nunca sería íntegramente libre.

 

 

12 Apr 2020 15:27 - Maria Cruz Tébar
Instrumental IV

 

Esta imagen es muy desagradable, pero para mí ilustra perfectamente el sentimiento de suciedad, de pérdida de inocencia que se instaura en el corazón del niño/a que sufre abuso o maltrato.

 

INSTRUMENTAL IV

Capítulo 5

Sobre este capítulo, voy a tratar sobre dos temas que describe James, el Trastorno Disociativo y el sentimiento de vergüenza.

La Disociación como Mecanismo de defensa

“Cuando esa parte de mí que se disociaba del resto durante las violaciones es la que lleva la [ ... ]

BlogLeer más
09 Apr 2020 18:15 - Maria Cruz Tébar
Instrumental III

 

 

 

 

 

 

 

 

INSTRUMENTAL III

Capítulo 4

James cuenta en este capítulo que, con diez años, por fin cambió de colegio, y sólo así cesaron los abusos.

James no lo narra, pero podemos suponer cómo sobrevivió estos cinco años y por qué no lo denunció. Desde fuera resulta difícil de comprender que no lo hiciera, porque parece algo que contradice al sentido común: ¿Por qué no se lo dijo a nadie? ¿Por qué nadie [ ... ]

BlogLeer más
25 Mar 2020 19:19 - Maria Cruz Tébar
Instrumental II

 

 

 

INSTRUMENTAL II

Capítulo 3

En este capítulo James describe distintas consecuencias de la agresión sexual reiterada que sufrió desde los 5 años. Como otras víctimas de violación, siente que lleva una mancha que nunca desaparece, porque hay mil cosas cotidianas que se lo recuerdan.

Voy a hablar primero de los síntomas relacionados con la pérdida de control. Al ser agredido de forma continuada, sin posibilidad de escapar, sin puntos de referencia, sin testigos, sin poderlo nombrar, [ ... ]

BlogLeer más
Other Articles