INSTRUMENTAL III

Capítulo 4

James cuenta en este capítulo que, con diez años, por fin cambió de colegio, y sólo así cesaron los abusos.

James no lo narra, pero podemos suponer cómo sobrevivió estos cinco años y por qué no lo denunció. Desde fuera resulta difícil de comprender que no lo hiciera, porque parece algo que contradice al sentido común: ¿Por qué no se lo dijo a nadie? ¿Por qué nadie se dio cuenta?

Para responder a estas preguntas tenemos que considerar dos factores. Por un lado, el poder que el abusador ejerce sobre el niño/a, sus amenazas, la percepción de indefensión del niño/a. Por otro lado, el entorno se comporta de forma ciega y sorda, los profesores y familia permanecieron ignorantes hacia las señales que de forma manifiesta mostraba James. Todos los niños y niñas envían a su entorno distintos mensajes (cambios de comportamiento, miedos, rechazo hacia algunas actividades o personas…, por no hablar de signos físicos). En el caso de James, una profesora sospechaba que algo no iba bien con él y sus clases de gimnasia, incluso pudo observar en ocasiones restos de sangre en el niño, pero no tuvo el valor o la visión certera de lo que ocurría, porque se dejó llevar por la convención social que estipula que “los adultos normales y adaptados no hacen estas cosas”.

Roland Summit, psiquiatra norteamericano, describe el Síndrome de Acomodación al Abuso Sexual Infantil. Así se explica lo que vivió James probablemente y por qué no se lo dijo a nadie. Expone cinco patrones conductuales que aparecen usualmente en niños y niñas víctimas de abuso, en este orden:

  1. Secreto. Imposición de la ley del silencio por medio de amenazas, por la inculcación y generación de sentimientos de culpa, vergüenza o responsabilidad de lo que ocurre. El niño/a está sumido en una gran confusión y no se considera como víctima; se siente responsable en alguna medida de lo que le está pasando. También intuye que no lo van a creer si lo cuenta o lo van a culpar a él (lo cual no es improbable).
  2. Desprotección. El niño/a se siente indefenso y se establece un vínculo de sumisión y dependencia con el abusador.
  3. Atrapamiento y Acomodación a las experiencias traumáticas mediante mecanismos de defensa que permiten sobrevivir en lo inmediato, como la disociación, pero que ya hemos visto que desestabilizan la personalidad para el resto de la vida.
  4. Revelación tardía, en el caso de James, casi treinta años después del inicio de los abusos. ¿Por qué? Porque la persona precisamente lo que ha tratado durante toda su vida es olvidar, reprimir, apartar a un lado, tratar de vivir como si eso no hubiera pasado, tratar de borrarlo. Pero en algún momento de crisis vital, parte de las víctimas, no todas, no pueden tapar más esos recuerdos. Es por esto que estos delitos no deben prescribir, porque esta dinámica de revelación tardía es usual en este tipo de abuso.
  5. Summit añade como último patrón conductual la Retractación, sobre todo en el caso de Abuso intrafamiliar. La revelación de los hechos suele desencadenar una crisis familiar, lo que carga con aún más culpa a la víctima, y en no pocos casos la víctima acaba retractándose por no soportar esta presión. Es de esperar que a medida que estos delitos sean más visibles y denunciados este patrón deje de ser usual.

 

James sigue narrando que al cambiar de colegio cesaron los abusos obviamente, pero después de casi cinco años de violaciones reiteradas, se había convertido en un autómata, un niño desconectado de sí mismo (precisamente esto es lo que le permitió sobrevivir desde el punto de vista biológico). James a los diez años ya exhibe los comportamientos típicos de un preadolescente abusado, que son a su vez indicadores específicos de abuso sexual:

  • Conductas seductoras hacia otros adultos o chicos mayores, intercambio sexual a cambio de chocolatinas, helados… Para él esta era la conducta aprendida de intercambio, para sobrevivir y para obtener pequeños beneficios en este nuevo escenario escolar. También era la forma de conseguir cierto alimento afectivo.
  • Aislamiento social de sus iguales.
  • Otros indicadores específicos de abuso sexual, no en el caso de James son: promiscuidad, abusos sexuales (la víctima se convierte en victimario), trastorno de la identidad sexual, prostitución, elegir como pareja a un abusador. Muchos de estos indicadores se engloban en la llamada sexualización traumática.

 

Por otra parte, James se considera a sí mismo, en estos años de pre adolescencia, un pequeño psicópata que torturaba pequeños animales. Estas conductas, como torturar animales, pequeños robos, mentiras, crueldad con sus iguales o menores que él, expresan la necesidad de la víctima de sacar fuera su rabia y reproducen en el otro (un animal o un niño menor) la propia experiencia de abuso vivida. Hacen lo que se les hace o se les ha hecho a ellos. Es preciso señalar aquí, no siendo el caso de James, que los psicópatas, los adultos sin empatía, no han sido los niños a los que no se les ha impuesto disciplina ni límites, sino los niños a los que se maltrató cruelmente, que no conocen la empatía porque no han sido sentidos empáticamente por sus cuidadores adultos.

Para terminar, James cuenta lo que sintió cuando con siete años descubrió la música clásica con la Chacona de Bach, responsable de su amor por la música. Describe que cuando escuchó esta pieza por primera vez en una cinta de cassette en un walkman, sintió como si la música arreglara algo que estaba roto en su interior. Se convirtió en su refugio. En ese momento supo que iba a dedicar su vida a la música. Fue un momento de revelación lo suficientemente intenso como para tocar algo en su interior ya que por lo general tenía dormidas, anestesiadas sus emociones.

 

 

12 Apr 2020 15:27 - Maria Cruz Tébar
Instrumental IV

 

Esta imagen es muy desagradable, pero para mí ilustra perfectamente el sentimiento de suciedad, de pérdida de inocencia que se instaura en el corazón del niño/a que sufre abuso o maltrato.

 

INSTRUMENTAL IV

Capítulo 5

Sobre este capítulo, voy a tratar sobre dos temas que describe James, el Trastorno Disociativo y el sentimiento de vergüenza.

La Disociación como Mecanismo de defensa

“Cuando esa parte de mí que se disociaba del resto durante las violaciones es la que lleva la [ ... ]

BlogLeer más
09 Apr 2020 18:15 - Maria Cruz Tébar
Instrumental III

 

 

 

 

 

 

 

 

INSTRUMENTAL III

Capítulo 4

James cuenta en este capítulo que, con diez años, por fin cambió de colegio, y sólo así cesaron los abusos.

James no lo narra, pero podemos suponer cómo sobrevivió estos cinco años y por qué no lo denunció. Desde fuera resulta difícil de comprender que no lo hiciera, porque parece algo que contradice al sentido común: ¿Por qué no se lo dijo a nadie? ¿Por qué nadie [ ... ]

BlogLeer más
25 Mar 2020 19:19 - Maria Cruz Tébar
Instrumental II

 

 

 

INSTRUMENTAL II

Capítulo 3

En este capítulo James describe distintas consecuencias de la agresión sexual reiterada que sufrió desde los 5 años. Como otras víctimas de violación, siente que lleva una mancha que nunca desaparece, porque hay mil cosas cotidianas que se lo recuerdan.

Voy a hablar primero de los síntomas relacionados con la pérdida de control. Al ser agredido de forma continuada, sin posibilidad de escapar, sin puntos de referencia, sin testigos, sin poderlo nombrar, [ ... ]

BlogLeer más
Other Articles