Esta imagen es muy desagradable, pero para mí ilustra perfectamente el sentimiento de suciedad, de pérdida de inocencia que se instaura en el corazón del niño/a que sufre abuso o maltrato.

 

INSTRUMENTAL IV

Capítulo 5

Sobre este capítulo, voy a tratar sobre dos temas que describe James, el Trastorno Disociativo y el sentimiento de vergüenza.

La Disociación como Mecanismo de defensa

“Cuando esa parte de mí que se disociaba del resto durante las violaciones es la que lleva la batuta, soy capaz de existir sin dinero, sin amigos, sin un sitio donde vivir, y no solo dar la impresión de que estoy bien, sino de que me va fenomenal. En las épocas oscuras las amistades no significan nada para mí; los humanos pasan a ser únicamente un medio con el que conseguir ciertas cosas: dinero, consuelo, aprobación, un trabajo, sexo; y cuando han cumplido su función, se pasa al siguiente” Instrumental, pag 64*.

Una parte de él se disociaba del resto durante las violaciones, para no sentir y no registrar lo que le estaba pasando, para sobrevivir. Con el tiempo esa parte disociada, que no tiene sentimientos ni emociones porque está desconectada, desintegrada del yo, asume el mando en cada vez más momentos, ya no sólo durante las violaciones sino cuando aparece algún conflicto o sentimiento de angustia. Y asume el mando para sobrevivir, en modo automático, adaptándose a la situación de la mejor forma posible y obteniendo la mayor ventaja o beneficio. Esa parte disociada no conoce la empatía porque es una parte “no humana”, robotizada, fría, calculadora, sin sentimientos. En este aspecto el comportamiento es similar al psicopático. Sin embargo, sabemos que James no es un psicópata, entre otras cosas, porque si lo fuera no se habría derrumbado emocionalmente en distintos momentos de su vida y no habría buscado ayuda. Los psicópatas no se hunden, su mecanismo de defensa es una coraza de acero difícil o imposible de romper.

El sentimiento de Vergüenza

“La vergüenza es el legado que dejan todos los abusos. Es lo que garantiza que no salgamos de la oscuridad (…). El diccionario define la vergüenza del siguiente modo: Una dolorosa sensación de humillación o congoja causada por la conciencia de haber actuado mal o con insensatez. Y esta definición me parte un poco el corazón. Todas las víctimas consideran en un determinado momento que lo que les han hecho son actos malos o insensatos que ellas han cometido. A veces, si tienen muchísima suerte, pueden darse cuenta y aceptar a un nivel profundo que se equivocan, pero normalmente se trata de algo que en el fondo siempre creen, que siempre creo, que es cierto.” Instrumental, pag 70*.

¿Por qué aparece la vergüenza en los abusos y por qué este sentimiento se queda en la persona, a veces para siempre, como parte definitoria de su identidad?

En primer lugar, su origen está en el razonamiento que hace el niño/a, que es erróneo, pero es la única forma que tiene de explicarse a sí mismo/a lo que le sucede según su nivel evolutivo. Este razonamiento es el siguiente:

“Si este adulto, que actúa correctamente porque es un adulto, que es bueno, porque así lo dicen y lo tratan los demás adultos, me hace esto, debe ser porque hay algo en mí que provoca que él haga eso. Entonces yo tengo algo que ver con esto. Soy culpable, hay algo malo en mí. Y además, como lo que me hace es malo, al hacérmelo yo también me convierto en malo”

Aquí es interesante apuntar algo: imaginemos que quien realiza el abuso es un monstruo, alguien que se disfraza de monstruo y que el niño/a cree que lo es realmente. Entonces no aparecería la vergüenza ni la culpa, porque se conservaría la identidad del niño/a como víctima. El monstruo es malo de por sí y hace cosas malas. De esta forma el niño/a al menos puede tratar de escapar, pedir ayuda, gritar. Se sentiría presa del pánico pero la acción cometida (el abuso) podría ser atribuida en su totalidad al monstruo.

Pero no es un monstruo el que hace eso. Es un familiar o un conocido que en otros momentos se comporta de forma correcta, tiene en muchas ocasiones un antecedente de vinculación positiva con el niño/a, una relación de afecto y protección, y además es tratado por todos los demás adultos como si fuera una persona buena y adecuada.

¿Cómo soluciona el niño/a esta incongruencia, este “cortocircuito” en su psique, que sólo él siente y todo el exterior parece negarlo? Lo soluciona como hemos dicho repetidamente, culpándose a sí mismo/a, lo que ocasiona la vergüenza. Estos dos sentimientos van unidos.

La vergüenza, en gran parte, es responsable del silencio de las víctimas durante años. Vergüenza y culpa. Este sentimiento impide que la víctima se considere como tal. Es una creencia grabada a fuego que como bien dice James no puede ser cambiada con argumentos racionales. Podemos usar la metáfora de una planta que está creciendo y estos sentimientos han ido trenzándose en su joven tallo en crecimiento como un hilo negro, incrustándose en él. Al final, este hilo forma parte del tallo aunque es algo en inicio ajeno a él. Dice James que es difícil, casi imposible hacer desaparecer por completo este sentimiento. Sólo, según él, demostrando amor incondicional de forma continua y consistente a la víctima. Sólo así se puede ir poco a poco socavando estas creencias. El counseling o Psicoterapia centrada en la Persona, por su esencia de aceptación incondicional, es una relación humana óptima para este fin.

 

 

*James Rhodes, Instrumental. Barcelona, 12ª edición, ed.Blackie Books.

12 Apr 2020 15:27 - Maria Cruz Tébar
Instrumental IV

 

Esta imagen es muy desagradable, pero para mí ilustra perfectamente el sentimiento de suciedad, de pérdida de inocencia que se instaura en el corazón del niño/a que sufre abuso o maltrato.

 

INSTRUMENTAL IV

Capítulo 5

Sobre este capítulo, voy a tratar sobre dos temas que describe James, el Trastorno Disociativo y el sentimiento de vergüenza.

La Disociación como Mecanismo de defensa

“Cuando esa parte de mí que se disociaba del resto durante las violaciones es la que lleva la [ ... ]

BlogLeer más
09 Apr 2020 18:15 - Maria Cruz Tébar
Instrumental III

 

 

 

 

 

 

 

 

INSTRUMENTAL III

Capítulo 4

James cuenta en este capítulo que, con diez años, por fin cambió de colegio, y sólo así cesaron los abusos.

James no lo narra, pero podemos suponer cómo sobrevivió estos cinco años y por qué no lo denunció. Desde fuera resulta difícil de comprender que no lo hiciera, porque parece algo que contradice al sentido común: ¿Por qué no se lo dijo a nadie? ¿Por qué nadie [ ... ]

BlogLeer más
25 Mar 2020 19:19 - Maria Cruz Tébar
Instrumental II

 

 

 

INSTRUMENTAL II

Capítulo 3

En este capítulo James describe distintas consecuencias de la agresión sexual reiterada que sufrió desde los 5 años. Como otras víctimas de violación, siente que lleva una mancha que nunca desaparece, porque hay mil cosas cotidianas que se lo recuerdan.

Voy a hablar primero de los síntomas relacionados con la pérdida de control. Al ser agredido de forma continuada, sin posibilidad de escapar, sin puntos de referencia, sin testigos, sin poderlo nombrar, [ ... ]

BlogLeer más
Other Articles