INSTRUMENTAL II

Capítulo 3

En este capítulo James describe distintas consecuencias de la agresión sexual reiterada que sufrió desde los 5 años. Como otras víctimas de violación, siente que lleva una mancha que nunca desaparece, porque hay mil cosas cotidianas que se lo recuerdan.

Voy a hablar primero de los síntomas relacionados con la pérdida de control. Al ser agredido de forma continuada, sin posibilidad de escapar, sin puntos de referencia, sin testigos, sin poderlo nombrar, el niño/a pierde el sentimiento de seguridad y protección, que es una necesidad básica en la infancia. Por tanto acaba viviendo en un estado de alerta y amenaza constante, y desarrolla síntomas de hipervigilancia e hipersensibilidad a los estímulos ambientales. Los tics (gestos involuntarios, gruñidos, chillidos), también de tipo mental (necesidad imperiosa de desarrollar una idea hasta el final), son una forma de tratar de controlar el ambiente para evitar amenazas, para sentir una falsa o tentativa sensación de seguridad y control, una forma simbólica de controlar lo que ha escapado a todo control. Todas estas conductas, relacionados con el TOC (trastorno obsesivo compulsivo), para mí tienen su origen en esta percepción de ausencia de control.

La Disociación

Es el más grave y duradero de los síntomas. James cuenta que sale de su cuerpo mientras está siendo violado, flota y se observa desde arriba (casi como en un viaje astral), incluso atraviesa paredes. Esta sensación para él es maravillosa, le permite escapar de una realidad emocionalmente intolerable, y resulta un mecanismo de defensa excelente ante una circunstancia extremadamente traumática que desborda la capacidad de elaboración, asimilación y metabolización de la psique infantil. Permite sobrevivir, evita el colapso mental y físico. Permite “funcionar” de una forma aceptable.

En la disociación tiene lugar una fragmentación de la conciencia y de la identidad, el hecho traumático parece ser vivido por otra persona, y además las emociones asociadas al hecho permanecen separadas de la conciencia.

Si se cronifica, la disociación se convierte en un problema en sí misma. Cuando el hecho traumático se repite, y no se puede escapar, la disociación acaba activándose ante cualquier circunstancia que implique conflicto y angustia, con la consiguiente separación emocional (poca o nula conciencia de las propias emociones), perjudicando el funcionamiento normal al existir amnesia de lo experimentado durante el estado de disociación.

Reacciones fisiológicas sexuales en el niño/a

James explica que aún hoy, a veces tiene una erección cuando llora. Porque, en sus palabras, “yo lloraba mientras él me la chupaba”. Como ocurría con el perro de Pavlov, se establece un mecanismo de condicionamiento clásico que asocia fisiológicamente el llanto y la emoción de miedo con la excitación sexual. El abusador estimula deliberadamente zonas erógenas en el cuerpo del niño/a, y provoca una respuesta fisiológica específica, la erección en este caso, porque en el organismo infantil existe esta disposición biológica.

Aquí quiero señalar que esto no puede usarse para justificar que existe una sexualidad infantil similar a la del adulto, y que la relación sexual entre niños y adultos no sería tan dañina. Si esto fuera así, si la psique y el organismo del niño estuvieran preparados o maduros para una relación sexual con otro adulto, entonces:

  • Las consecuencias psicológicas no serían tan devastadoras como comprobamos una y otra vez en el relato de las víctimas y en la psicopatología producida.
  • No existiría la pubertad sino que naceríamos ya con capacidad reproductora, lo cual es absurdo, porque entonces estaríamos negando la infancia como el período de crecimiento, desarrollo y progresiva maduración de distintas capacidades, psíquicas y físicas.

Una cosa es la capacidad del niño de sentir placer, con todo su cuerpo, y la conducta autoexploratoria y exploratoria con sus iguales, y otra muy distinta el mantener una relación sexual con un adulto. No son similares la sexualidad adulta y la infantil, porque biológicamente tienen distintos fines, al no existir capacidad reproductiva en la infancia. Sin embargo, sí existe esa disposición biológica, que puede ser despertada precozmente, pero este despertar está fuera de sitio, fuera de su lugar evolutivo, es intrusivo y traumático.

También hay que mencionar el tema del consentimiento. Si en una persona adulta es el consentimiento lo que determina o no la existencia de agresión sexual, en un niño/a no puede existir tal consentimiento real ni libre, por la asimetría entre niño-adulto. El niño/a no tiene capacidad psicológica para comprender lo que implicaría este consentimiento, y además depende totalmente del adulto por lo que nunca sería íntegramente libre.

 

 

 

 

 

INSTRUMENTAL

Comienzo una serie de artículos, que son en parte transcripción y en parte elaboración de los vídeos hechos por mí acerca del libro Instrumental de James Rhodes, que están publicados en mi canal de Youtube Psicoterapia Centrada en la Persona.

Este libro, escrito por el pianista inglés y afincado en España James Rhodes, describe los abusos sufridos en su infancia por su profesor de gimnasia. Abusos, más bien deben llamarse, en su justo término, violaciones sufridas desde los 5 hasta los 10 años de edad. Violaciones sorprendentemente sostenidas en el tiempo y no descubiertas por nadie de su entorno a pesar de distintos signos que deberían haber hecho saltar las alarmas. En esta serie de artículos trataré de arrojar luz sobre la dinámica del abuso sexual infantil desde el punto de vista de la víctima, sobre cómo puede ser posible que se mantengan por tanto tiempo, sobre sus consecuencias devastadoras para el resto de la vida, sentimientos asociados, secuelas psicológicas…todo al hilo de lo que narra James. Estos tipos de abusos ocurren a nuestro alrededor, en cualquier familia, en cualquier ámbito y clase social, y como sociedad tenemos que abrir aún más los ojos hacia esto.

Gracias a James por escribir este libro tan honesto que me ha hecho aprender tanto, y por toda la labor de denuncia y prevención de todo tipo de abusos a los niños y niñas.

Debo señalar que para explicar estas dinámicas también me baso en el libro de Irene Intebi “Abuso sexual infantil en las mejores familias”. Buenos Aires: Granica, 2011.

 

 

COMENZAMOS….

 

Capítulo 2

James es un niño de 5 años especial, sensible, con necesidad de mirada y afecto, y su profesor de gimnasia, Peter Lee, inicia con él un proceso de “seducción” bastante común en los procesos de abuso sexual. Este proceso dura bastante tiempo (meses). El profesor es un adulto que hace sentir a James especial, importante, valioso. Le hace sentir que es tomado en serio, todo esto para ganar la confianza y admiración del niño, de forma calculada. Le hace regalos…establece con él una relación singular entre adulto y niño, con un trato preferente hacia él. Para cuando tiene lugar la primera violación, James ya está dentro de una burbuja de afecto, atención y confianza, y este hecho inicia la confusión básica de la que hablaremos repetidamente: “¿Cómo puede hacerme algo así si me quiere, si es bueno? Entonces debe ser porque hay algo malo en mí, yo he provocado esto de alguna forma. Soy culpable de alguna manera.” Y así aparece la vergüenza, la culpa, la destrucción de la autoestima, junto con la rabia, que sería esta última la emoción más sana y adecuada, la más real, pero que tuvo que ser reprimida. De esta forma, se propicia el que puedan ocultarse los hechos y que el niño no pida ayuda, además de por las amenazas del profesor. En el pensamiento infantil, el abusador es un amigo, por tanto, ambos tienen la misma responsabilidad en lo sucedido ya que el niño deseaba la compañía de esa persona, aceptaba sus regalos y no se resistía a los hechos (porque no tenía capacidad física ni psicológica para resistirse).

Sin embargo, lo único real aquí es la TRAICIÓN del adulto.

El niño/a necesita explicarse a sí mismo/a por qué le ocurre esto, y como su pensamiento es autorreferencial, concluye que es culpable.

“Abusos. Menuda palabra. Violación es mejor. Abusar es tratar mal a alguien. Que un hombre de cuarenta años le meta la polla por el culo y a la fuerza a un niño de seis años no se puede considerar abuso. (…) Es una violación con ensañamiento, que provoca múltiples operaciones, cicatrices (internas y externas), tics, trastorno obsesivo compulsivo, depresión, ideación suicida, enérgicos episodios de autolesiones, alcoholismo, drogadicción, los complejos sexuales más chungos, confusión de género, confusión sexual, paranoia, desconfianza, una tendencia compulsiva a mentir, desórdenes alimenticios, síndrome de estrés postraumático, trastorno disociativo de la personalidad, etc, etc, etc.” Instrumental pág. 35.

Se inician las violaciones recurrentes, y James se convierte en un autómata, un niño apagado, desgraciado, introvertido. Se convierte en lo que el psicoanalista Leonard Shengold llama “asesinato del alma”: el intento deliberado de erradicar la identidad separada de otra persona. El alma del niño permanece esclavizada por el adulto. Entre los hechos que provocan el “asesinato del alma” se encuentran el abuso sexual, la deprivación emocional, o la tortura físca y psicológica.

 

 

 

En este valioso experimento del año 1965, “Three approaches to Psychotherapy”*, Tres conocidos terapeutas, Carl Rogers (Psicoterapia centrada en la persona), Frederick Perls (Terapia Gestalt) y Albert Ellis (Terapia racional emotiva), ponen a prueba sus respectivas terapias con la misma persona, Gloria. Para mí,ver, sobre todo, las filmaciones de Rogers y Perls, constituye la mejor forma de ver las diferencias entre estas dos terapias humanista.

CARL ROGERS

Comienza explicando brevemente su sistema terapéutico, describiendo las condiciones a crear dentro de la relación para que se pueda producir el cambio constructivo:

  • El terapeuta se muestra real, genuino, congruente, transparente ante el cliente.
  • El terapeuta acepta real, espontánea e incondicionalmente a la persona, y se preocupa por ella.
  • El terapeuta es capaz de captar el mundo interno de la persona, tratando de encontrar respuesta a la pregunta “¿qué se siente siendo ella?”

Rogers concluye que si consigue experimentar estas actitudes de forma genuina, su experiencia clínica le muestra que invariablemente se producirán los siguientes cambios en la persona:

  • Exploración de sentimientos antes no conscientes.
  • Aumento de la autovaloración y autoaceptación.
  • Aumento de la autoconciencia.
  • Aumento de la congruencia.
  • Reconstrucción de los significados de la propia experiencia.
  • Cambio del lugar de evaluación (de externo a interno).

 

 

La entrevista con Gloria

Gloria es una maravillosa mujer que parece sacada de una película de Hitchcok. Nada más comenzar ella expresa su tranquilidad al encontrarse con Rogers, dice que cree que no se sentirá amenazada por él. Va directa al grano, cuenta que está recientemente divorciada y que no se siente bien al “traer hombres a casa”, en relación sobre todo a su hija de 9 años, con la que no se siente honesta cuando ésta le pregunta por su vida sexual. Expresa su temor a no ser aceptada o aprobada por su hija si le habla abiertamente sobre esto, así como que no se siente bien consigo misma porque piensa que una buena madre no debería tener relaciones ocasionales con hombres. Si lo hiciera estando enamorada, dice, se sentiría mejor con todo esto. Sin embargo sigue sintiendo estos deseos o necesidades “mi cuerpo parece no estar de acuerdo con mis ideas de ser una buena madre”. Es curioso cómo lo que cuenta acerca de sus deseos sexuales es similar a lo que tradicionalmente se considera una conducta sexual normal en un hombre, tener relaciones y disfrutar del sexo sin enamorarse, pero ella al ser mujer siente que eso no es lo que se espera de ella, que no es normal. Relaciona acertadamente sus conflictos con sus recuerdos acerca de la vida sexual de su madre cuando ella tenía la misma edad de su hija ahora.

A lo largo de la conversación, ella expresa a Rogers varias veces su necesidad de guía, le hace preguntas directas acerca de lo que tendría que hacer o no. Rogers, como es cardinal en su terapia, trata de devolver una y otra vez estas preguntas a Gloria tratando de hacerle ver que lo importante es lo que ella sienta o decida, no lo que opine él. “Éste es el tipo de situación personal que no es posible responder por ti, pero haré todo lo posible para que encuentres tu propia respuesta”. “Estoy tratando de ayudarte a encontrar cuáles son tus decisiones internas”.

En esta entrevista todo gira en torno al tema de la autoaceptación, de cómo integrar dentro de sí aspectos que de entrada el self rechaza por no formar parte de los valores de éste. De cómo aceptar aspectos del yo que parecen ser incompatibles (buena madre/deseo sexual, sinceridad/deshonestidad). La aparición de la culpa como señal de alarma de que algo no va bien. Pero esta culpa, ¿procede del yo esencial o de valores ajenos?.

Hay varios momentos en los que se capta una intensa intimidad emocional aún con las deficiencias de la filmación, en los que podemos percibir esa atmósfera mágica de la que habla Rogers, “eso” intangible que puede crearse entre dos personas y que posibilita o propicia el crecimiento. En uno de esos momentos podemos ver un sentimiento transferencial de Gloria, cuando le dice a Rogers cuanto le gustaría que fuera su padre ya que anhela haber tenido alguna vez esa relación de sinceridad y apertura con su padre; Rogers le dice, “pareces ser una muy buena hija”, saliéndose aparentemente de los límites de su propia terapia, cosa que luego explica en su comentario final.

Rogers finaliza con esta maravillosa respuesta a Gloria al decirle ésta que no puede esperar de esta breve conversación que él se sienta tan cercano a ella porque “no la conoce tanto como para eso”:

“Todo lo que puedo hacer, es lo que estoy sintiendo: me siento cercano a ti en este momento”.

En el comentario final que hace Rogers justo después de finalizada la conversación, agradece la honestidad de Gloria. Habla de los sentimientos de transferencia y contratransferencia que he mencionado más arriba, no desde un punto de vista analítico y manejado por el terapeuta como sería característico de otras terapias (fundamentalmente la psicoanalítica), sino como producto de una profunda conexión entre ambos en un instante, siendo esto para él lo más real. Finaliza describiendo los cambios que ha podido ver en Gloria a lo largo de esta media hora de conversación.

En resumen, es una verdadera suerte poder ver a Rogers “en acción” con esta cliente tan especial.

 

 

 

FRITZ PERLS

Comienza como Rogers describiendo brevemente su técnica de terapia. Lo esencial según él es que la persona se dé cuenta de lo que está haciendo/sintiendo en el aquí y ahora, sin escapar hacia pasado o futuro. El paciente, debe integrar sus polaridades en conflicto, desarrollando cada vez más recursos de autosoporte, en vez de manipular el ambiente a su favor, lo que significa al fin y al cabo madurar. Perls dice “yo manipulo y frustro al paciente de tal manera que se confronte a sí mismo” y “Cualquier interpretación es un error terapéutico”. Afirma descartar la mayor parte del discurso verbal del cliente centrándose sólo en el nivel no verbal, menos sujeto a autoengaño. Personalmente, sin dudar de los aspectos positivos de esta terapia y su lógica teórica, precisamente la técnica de manipulación y frustración me parece una herramienta delicada y peligrosa para la psicoterapia, y pienso que da lugar a dependencia del cliente hacia el terapeuta aun cuando esa no sea la intención del terapeuta. Me parecen más los posibles problemas que los beneficios.

 

 

 

La entrevista con Perls

Gloria desde el primer momento se siente cohibida por Perls, y éste en ningún momento la tranquiliza sino que siguiendo su técnica la confronta una y otra vez señalando incongruencias entre su conducta verbal y no verbal. Pero Gloria no se amedrenta en ningún momento e incluso se enfrenta a él varias veces. Éste lógicamente elude la confrontación. Gloria ve a Perls como figura de autoridad, evaluadora y amenazante, y le reprocha que lo que más le duele es sentir que no están al mismo nivel, que no hay contacto humano entre ellos. Es reveladora la lucidez de Gloria pues esta es la característica que veo más sobresaliente en esta entrevista, en contraposición a la de Rogers, no hay relación dos a dos. Por otra parte es lo esperable según la lógica de la terapia que ha comentado Perls al inicio.

En el comentario final Perls analiza lo sucedido como concordante con su planteamiento teórico. Afirma que Gloria evitó el contacto genuino de varias formas, pienso que esto puede ser cierto, pero aquí me planteo si puede existir verdadero contacto si una de las dos personas implicadas en la relación, de antemano se erige como autoridad que manipula y confronta. Es una paradoja, pues el terapeuta trata que el cliente establezca verdadero contacto, cuando áquel no lo establece pues eso sería salirse de su rol señalador y evaluador. No puede haber verdadero contacto si una de las personas implicadas (el terapeuta) no lo lleva a cabo. La terapia Gestalt en este punto me parece un callejón sin salida.

En otro momento de su comentario final Perls afirma que cuando comienzan a salir las primeras lágrimas en Gloria es cuando empieza a jugar el rol de una niña sola. Me sorprende la poca empatía de Perls al no saber diferenciar unas lágrimas verdaderas (no está jugando un rol de niña, sino que en ese momento se siente como una niña) de otras que efectivamente pueden utilizarse para la manipulación.

En honor a la verdad, debo decir que cuando, tras la finalización de las entrevistas se le preguntó a Gloria cúal terapeuta podría beneficiarla más, contestó que Perls podría ser “el más valioso para mí.”

En resumen, mi intención ha sido la de contraponer estas dos psicoterapias humanistas y dar mi opinión que lógicamente beneficia a mi favorita, sin embargo considero que cada persona se beneficiara más o se sentirá más cómodas en una o en otra relación terapéutica.

 

 

 

 

 

 

* La filmación fue realizada por el psicoterapeuta californiano Everett L. Shostrom. La cliente era Gloria Szymanski, de 31 años. Su hija Pamela, de la que habla en las sesiones, escribió el libro “Living with the Gloria Films”, A Daughter´s memory, en el que habla de la vida de su madre en el marco de la repercusión que tuvo esta filmación en su familia. Lamentablemente Gloria murió de leucemia a la edad de 46 años.

 

 

 

 

 

 

 

AMAZONA es una película de Clare Weiskopf, 2016, que trata de forma documental el intento de una hija por comprender a su madre en el momento en que ella misma, embarazada, va a convertirse a su vez en madre. La madre de Clare, Valerie, ha sido una mujer inusual por su búsqueda incesante de libertad y nuevas experiencias. Libertad, que parece estar reñida con las necesidades de sus hijos, o con su futura salud emocional. Sin embargo al conocer y comprender las propias necesidades vitales de Valerie, tal como ella expone “lo más importante en la vida de uno es la vida de uno, que es dada para ti. Hay cosas que no se pueden sacrificar. ¿De qué sirve una madre sacrificada?”, se nos plantea la cuestión de que reprimir un impulso vital en aras del bienestar de los hijos acaba siendo una carga inconsciente para ellos mismos. Carga que al final les dificultará a ellos también ser libres. Por tanto en esto  no hay acción o decisión correcta, cada una trae distintas consecuencias.

Valerie viaja a Colombia a los 23 años desde Londres para casarse con un abogado colombiano, sumergiéndose en una vida de clase social acomodada, de la que escapa a los pocos años, escogiendo su libertad pero dejando allí a sus dos hijas. Vuelve a Inglaterra y conoce a su nueva pareja, Jim, con el que lleva una vida nómada, viviendo en una carreta con una cabra y vendiendo de pueblo en pueblo sus productos artesanales. Con Jim tiene a Clare, la realizadora del documental, y a su hermano Diego. Cuando Clare todavía es bebé, Valerie decide volver a Colombia, donde se separa de Jim y comienza otra vez a vivir de pueblo en pueblo viajando con sus dos hijos. Como le dice a su hija Clare, “yo creo que seré feliz en el lugar donde aún no estoy”. Cuando Clare tiene 11 años, deja a sus hijos a cargo del padre y se va a viajar por el Amazonas. Éste parece ser el momento que ambos hijos más reprochan a su madre. “Yo necesitaba un centro”, le dice Clare a su madre.

“Cuando nos negamos a tomar riesgos y cerramos la puerta a lo inesperado, a lo desconocido, sofocamos nuestra vida y nuestra existencia se convierte en una aburrida rutina. El vicio de escoger siempre lo seguro ahoga nuestra vida y es un insulto a nuestra energía vital, que se renueva cada vez que confiamos en ella, cada vez que tomamos un riesgo” (Valerie).

Valerie canta una canción al comienzo, que resume su posicionamiento vital, su ansia de libertad:

“Tres gitanos llegaron a la puerta de palacio

cantando muy alto, cantando muy bajo,

Una dama estaba sentada en su alcoba muy tarde

Y su corazón se derretía como la nieve

Anoche dormiste en una cama de plumas de ganso

con las sábanas perfectamente tendidas

Esta noche dormirás en un campo abierto

con esos gitanos harapientos

¿Qué me importa mi cama de plumas de ganso

con las sábanas perfectamente tendidas?

Me voy con los gitanos harapientos.

¿Cómo pudiste dejar tu casa y tu tierra,

Cómo pudiste dejar tus tesoros

Cómo pudiste dejar a tu esposo

para irte con los gitanos harapientos?”

 

En una entrevista posterior a la presentación de la película, Valerie afirma sobre sus decisiones vitales: “Yo no puedo decir, eso fue un error. No, fue una verdad para mí en ese momento. Viví una verdad”

¿Qué es el sacrificio? ¿Sirve para algo el sacrificio? “El sacrificio por los hijos crea una deuda de éstos hacia los padres…Así se genera una cadena de culpa que impide la libertad de todos”                                     

¿Qué es la libertad? “La libertad da mucho miedo…la libertad es hacer lo que uno siente…sin ninguna atadura a convenciones impuestas desde afuera. Estar muy centrado en uno mismo y saber lo que uno quiere en la vida”

Esta película nos hace pensar sobre la libertad, sobre nuestros verdaderos deseos, y también sobre asumir la responsabilidad de nuestras decisiones, saber aceptar las consecuencias. Yo no tengo respuesta, cada cual tiene que encontrar la suya, su verdadero sentido, su aprendizaje. Sólo sé que hay que escuchar siempre a nuestra necesidad de cambio, esa llamada interna que nos hace crecer y asumir riesgos. La forma de hacerlo, será diferente para cada persona.

Page 1 of 2
25 Mar 2020 19:19 - Maria Cruz Tébar
Instrumental II

 

 

 

INSTRUMENTAL II

Capítulo 3

En este capítulo James describe distintas consecuencias de la agresión sexual reiterada que sufrió desde los 5 años. Como otras víctimas de violación, siente que lleva una mancha que nunca desaparece, porque hay mil cosas cotidianas que se lo recuerdan.

Voy a hablar primero de los síntomas relacionados con la pérdida de control. Al ser agredido de forma continuada, sin posibilidad de escapar, sin puntos de referencia, sin testigos, sin poderlo nombrar, [ ... ]

BlogLeer más
21 Mar 2020 20:21 - Maria Cruz Tébar
Instrumental I

 

 

 

INSTRUMENTAL

Comienzo una serie de artículos, que son en parte transcripción y en parte elaboración de los vídeos hechos por mí acerca del libro Instrumental de James Rhodes, que están publicados en mi canal de Youtube Psicoterapia Centrada en la Persona.

Este libro, escrito por el pianista inglés y afincado en España James Rhodes, describe los abusos sufridos en su infancia por su profesor de gimnasia. Abusos, más bien deben llamarse, en su justo término, violaciones sufridas [ ... ]

BlogLeer más
13 Oct 2019 17:23 - Maria Cruz Tébar

 

 

 

 

 

 

AMAZONA es una película de Clare Weiskopf, 2016, que trata de forma documental el intento de una hija por comprender a su madre en el momento en que ella misma, embarazada, va a convertirse a su vez en madre. La madre de Clare, Valerie, ha sido una mujer inusual por su búsqueda incesante de libertad y nuevas experiencias. Libertad, que parece estar reñida con las necesidades de sus hijos, o con su futura salud emocional. [ ... ]

BlogLeer más
Other Articles